La Batalla de Clavijo y Santiago Matamoros

¿Saben ustedes cuando comenzó a considerarse al apóstol Santiago como adalid de los ejércitos cristianos en su lucha contra los musulmanes durante la Reconquista? ¿Cuándo nace el mito de «Santiago Matamoros»? En la batalla de Clavijo en el año 844.

Y como bien saben, un mito es un mito, una historia imaginaria o fabulosa. Pero sin el mito de Santiago Matamoros no se entienden 800 años de lucha frente al Islam en la Península Ibérica. Y no veo porque los españoles actuales deben desconocerlo.

Adolf Friedrich von Schack: «Así como a los árabes se les aparecían los ángeles del séptimo cielo o el Profeta, los cristianos veían a Santiago, no sólo anunciando la victoria, sino también como campeón contra los infieles.»

Federico García Lorca:
«…Dice un hombre que ha visto a Santiago
en tropel con doscientos guerreros;
iban todos cubiertos de luces
con guirnaldas de verdes luceros,
y el caballo que monta Santiago
era un astro de brillos intensos…»

Durante la Reconquista el apóstol Santiago se convertirá en una imagen que guiará a los ejércitos cristianos en la lucha contra el Islam en su versión de “Santiago Matamoros”.

La veneración del apóstol como defensor de la cristiandad surge tras la batalla de Clavijo en 844. Varios historiadores niegan que tuviera lugar otros que se confunde con una batalla que dicen ocurrió en Albelda en el 860 pero que realmente ocurrió en las cercanías de Clavijo.

Cuenta la leyenda que Ramiro I de Asturias (842-850) estaba obligado a pagar tributos a los emires musulmanes. Entre los tributos estaría la exigencia de entregar a los mahometanos cien doncellas. La negativa de Ramiro a entregarlas llevaría a la guerra.

Estando al frente del ejército de Ramiro I de Asturias, Sancho de Tejada, los cristianos quedaron rodeados por el ejército de Abderramán II y no tuvieron otra opción que refugiarse en el castillo de Clavijo en el Monte Laturce.

En la noche del 22 al 23 de mayo de 844, al rey Ramiro I se le apareció en sueños el Apóstol Santiago afirmando que al día siguiente acompañaría a sus ejércitos en la batalla contra los musulmanes.

El 23 de mayo de 844 el ejército de Ramiro I trituró a los musulmanes animados por la presencia de un guerrero montado en un corcel blanco que resultaría ser el Apóstol Santiago. De esta forma Ramiro I jamás tuvo que pagar el ignominioso tributo de las cien doncellas.

La intervención del Apóstol se difundirá a través del camino de Santiago. A partir de la batalla de las Navas de Tolosa se consolidará el famoso grito «Santiago y cierra, España». También se aparecerá junto a Hernán Cortés en México, en Cuzco y en otras batallas americanas.

Santiago Matamoros se convierte en el símbolo de la Reconquista.

1 pensamiento sobre “La Batalla de Clavijo y Santiago Matamoros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: