Melchor Rodríguez, el «Ángel Rojo» que salvó miles de vidas en el Madrid de las Checas y Paracuellos

Hoy hace 84 años, 4 de diciembre de 1936, cesaron los miles de asesinatos llevados a cabo por milicianos del Frente Popular en Paracuellos del Jarama. Y pararon gracias a un hombre bueno, anarquista, Melchor Rodríguez: “Por las ideas se puede morir, pero no se puede matar”.

Melchor Rodríguez, el «Ángel Rojo», salvó a miles de personas en el Madrid del Terror Rojo de finales de 1936. Enfrentándose a la Consejería de Orden Público de la Junta de Defensa de Madrid, instigadora de los asesinatos de Paracuellos, logró imponer su autoridad como Delegado de Prisiones.

Melchor Rodríguez restauró la autoridad de los funcionarios de prisiones en las cárceles de Madrid retirando a los milicianos del PSOE, PCE, UGT, CNT,…, que se habían hecho con su control gracias a la Consejería de Orden Público de Santiago Carrillo y Segundo Serrano Poncela.

Los milicianos del PSOE, Partido Comunista, UGT, CNT,…, sacaban a los presos políticos de las cárceles de Madrid con el pretexto de su traslado a Valencia y los fusilaban en Paracuellos del Jarama. Así fueron asesinadas más de 5000 personas q estaban presos por sus ideas.

Melchor Rodríguez ordenó que ningún preso pudiera ser excarcelado sin su permiso entre las seis de la mañana y las ocho de la noche, extendió avales y salvoconductos a gentes de derechas que podían ser denunciadas y ajusticiadas.

Además para cobijar a los perseguidos por sus ideas se incautó en Madrid de las Checas del palacio del Marqués de Viana, una mansión que, terminada la guerra, fue devuelta a sus propietarios con sus enseres intactos.

Además logró el 8 de diciembre de 1936 que no fueran linchados los 1.532 presos sospechosos de simpatizar con la derecha en Alcalá de Henares. Allí salvó las vidas de Agustín Muñoz Grandes, Fernández Cuesta, Martín Artajo, Peña Boeuf, Luca de Tena, Boby Deglané, Serraño Suñer…

Fue el último alcalde republicano de Madrid al ser nombrado por el coronel Segismundo Casado. Se encargó de traspasar los poderes al ejército del general Franco cuando Madrid se rindió el 28 de marzo de 1939.

Melchor Rodríguez junto al Coronel Casado

Lamentablemente terminada la Guerra Civil fue condenado a 20 años de prisión de los que cumplió cuatro. Se salvó de la pena de muerte gracias a que el teniente general Muñoz Grandes que junto a su testimonio presentó miles de firmas de personas que Rodríguez había salvado.

Melchor Rodríguez con los escritores y hermanos Quintero, a los que también salvó la vida.

Falleció en Madrid el 14 de febrero de 1972. No renunció a su ideología anarquista lo que llevó a pasar por la cárcel en varias ocasiones. Se negó a entrar en el sindicato vertical a pesar de distintos ofrecimiento. En su funeral se cantó «A las Barricadas» y acudieron juntos anarquistas y falangistas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: