La Inmaculada Concepción, Murillo y un Mariscal Francés Ladrón

Hoy celebramos la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. La mayoría tenemos presentes los maravillosos cuadros de Murillo. ¿Saben ustedes que en 1810, el mariscal Soult robó en Sevilla la «Inmaculada de los Venerables» de Murillo junto a cientos de obras? (Sigue)

En 1808 el Ejército de Napoleón invade España. Mientras dura la invasión, los franceses asolan, queman, expolian, roban numerosas obras de arte. Incluso llegan a profanar las tumbas del Rey y Emperador Carlos y del Gran Capitán al que roban su calavera.

Jean-de-Dieu Soult fue el general en jefe del Ejército Francés en Andalucía en 1810. Cuando llegó a Sevilla, el muy ladrón llevaba una lista con los cuadros que debía rapiñar. Estaba bien asesorado pues se hizo con las mejoras pinturas del barroco español.

Cuadro de Fernando Vaquero Valero

García del Junco: «El mariscal-ladrón Soult, saqueó parroquias, conventos, hermandades y monasterios. Sevilla vio robadas sus pinturas de Murillo, Zurbarán, Alonso Cano, Herrera el Viejo, Roelas y Pacheco, además de cientos de cuadros de otros pintores.»

Algunos autores estiman el mariscal-ladrón robó cerca de 1000 obras de arte. Según las iban robando las depositaban en el Real Alcázar de Sevilla. A Francia se llevó unos 150. El resto las dejó en Madrid a disposición de otros generales franceses igual de mangantes y saqueadores.

Según Ernesto Valdivieso, historiador de arte: «se llevaron lo mejor y nunca lo devolvieron. Y lo peor es que los hijos de Soult, lejos de sentirse avergonzados por la rapiña que realizó su padre, cogieron los cuadros y los vendieron.»

Ernesto Valdivieso: «Los franceses jamás han pedido perdón por el expolio que cometieron. Encima dicen incluso que gracias a ellos y a que la repartieron por el mundo la pintura española se hizo inmortal y famosa.»

A la muerte del mariscal, a mediados del siglo XIX, sus herederos venden todos los cuadros y los museos y demás instituciones pujan por ellos: los cuadros robados «fueron de Sevilla a París y de París al resto del mundo.»

Los piratas herederos de Soult vendieron la conocida como «Inmaculada de los Venerables» de Murillo al Louvre por 615.000 francos, lo que la convertía seguramente en la pintura más cara del mundo hasta entonces. Ahora está en el Museo del Prado gracias a un canje de obras.

La Inmaculada de los Venerables de Murillo regresó a España al mismo tiempo que la Dama de Elche. Parte de esta historia de rapiña francesa la he encontrado en el estupendo libro del profesor y doctor en Arqueología D. Francisco García del Junco «Arqueología, Tesoros y Tumbas».

1 pensamiento sobre “La Inmaculada Concepción, Murillo y un Mariscal Francés Ladrón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: