22 de agosto de 1936, el día que unos milicianos asesinaron a Melquiades Álvarez, Decano del Colegio de Abogados de Madrid y ex presidente del Congreso

Hace 85 años, la noche del 22 al 23 de agosto de 1936. milicianos del Frente Popular asesinaron a Melquiades Álvarez en la Cárcel Modelo de Madrid después de una farsa que llamaron juicio sumarísimo. Primero le clavaron una bayoneta en la garganta y luego le ametrallaron. Fue Decano del Colegio de Abogados de Madrid y del de Oviedo.

Melquiades Álvarez también había ostentado el cargo de Presidente del Congreso, había sido Diputado de la Segunda República ¿Su delito? Seguramente aquellos cafres pensaron que haber sido abogado de José Antonio en un proceso por tenencia de armas era suficiente para asesinarlo.

¿Melquiades Álvarez comulgaba con las ideas de José Antonio? Había fundado el Partido Reformista y cuando fue asesinado era el Jefe del Partido Republicano Liberal Demócrata. «Tengo ideas contrarias a las de mi representado; pero esto no es obstáculo para que pueda defenderle”.

Cuando fracasa la sublevación contra la Segunda República en Madrid, 18 de julio de 1936, Álvarez se niega a abandonarla a pesar de que el presidente del Tribunal Supremo le avisa del peligro que corre. El 24 de julio tiene que defender a José Antonio en una vista en el Supremo.

Melquiades Álvarez fue detenido en su casa el 4 de agosto de 1936 por orden del Director General de Seguridad, Manuel Muñoz Martínez. Fue ingresado en la Cárcel Modelo de Madrid ese mismo día. Esa prisión se encontraba en el barrio de Moncloa.

El día 22 de agosto de 1936 irrumpieron en la Cárcel Modelo de Madrid un grupo de milicianos comandados por Felipe Sandoval y Santiago Aliques Bermúdez, que decían haber sido nombrados para el «Comité de la Cárcel».

Los milicianos eligieron a 32 presos políticos y los llevaron a los sotanas para llevar a cabo una farsa de juicio sumarísimo. Ante las protestas de Melquiades Álvarez un miliciano le atravesó la garganta con una bayoneta para posteriormente, ametrallarlo.

También estuvo implicado en aquellos hechos el militante socialista Enrique Puente que obligó a los funcionarios a que se marcharan de la cárcel para que los milicianos pudieran llevar a cabo los juicios farsa y los asesinatos.

Además de Melquiades Álvarez fueron asesinadas otras 31 personas. Entre ellos Julio Ruíz de Alda, cofundador de Falange y héroe del Plus Ultra, Manuel Rico Avelló, Ramón Álvarez Valdés, José Albiñana, Fernando Primero de Rivera, hermano de José Antonio,…

Sirvan estas líneas como homenaje a un hombre justo. Aquellos que les gusta tanto la mal llamada «memoria histórica» deberían tener también «memoria» para este crimen y otros muchos llevados a cabo por el Frente Popular en los aciagos años 30 de la Segunda República Española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: