Pelayo y la Batalla de Covadonga

“En 722 tuvo lugar la batalla de Covadonga. Negada incluso como hecho histórico por el positivismo refractario, ahora se sabe que fue una emboscada meticulosamente preparada frente al asedio musulmán que acabó en éxito.”

“La victoria se basó en una táctica de guerrilla que aprovechó el angosto desfiladero de los Picos de Europa para apostar en lo alto hombres armados con piedras y utilizar la amplia entrada de la cueva como refugio de arqueros.”

“Las flechas de los árabes no los alcanzaban, de manera que un puñado de resistentes consiguió abatir a un enemigo numeroso.”

“No hay tampoco razón para pensar en el personaje de Pelayo sea mítico, por más que su leyenda coincida con la saga del rey Arturo contra los sajones o l Beowulf germánico y se acomode al molde del héroe defensor del terruño frente a los invasores.”

“Existe detallada documentación sobre su vida en la Crónica Albeldense de siglo IX, que confirma la coherencia geográfica y la veracidad histórica de este hecho fundamental.”

“Hijo del duque Favila, Pelayo era de la estirpe de Chindasvinto que entronizó a don Rodrigo, de quien fue espartario. Existe toda una trama biográfica de romances y crónicones sobre los diez o once años que transcurren de Guadalete a Covadonga.”

“Una vez en Asturias, Pelayo trabó contacto con los descendientes de los cántabros y astures más impermeables al dominio romano-godo, quienes alarmados ante el avance árabe habían organizado sus clanes en torno al río Sella para tratar de frenarlo.”

“Por linaje y experiencia – y capacidad de persuasión, suponemos-. Pelayo fue aceptado como caudillo por los rudos montañeses, quienes al concluir la batalla y verse vencedores lo celebraron con el júbilo proclamando al jefe con alaridos, entonando himnos de victoria.”

“Para afianzar su corona don Pelayo se casó con Gaudiosia, hija del duque Pedro de Cantabria, quien era de estirpe real y probable hijo de Ervigio. Conquistó Gijón, expulsó al gobernador musulmán y estableció su capital en Cangas de Onís.”

El texto del hilo lo he extraído del libro de Ignacio Merino «Por qué España». Recomiendo vivamente su lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *