La Batalla de Teruel, el frío gélido y Antonio Mingote

0
Batalla de Teruel

Batalla de Teruel

El 15 de diciembre de 1937 cien mil hombres del Ejército del Frente Popular se lanzaron a conquistar Teruel donde había unos cuatro mil defensores del Ejército de Franco. Cuentan que en Rusia los soldados de la División Azul se animaban diciéndose «más frío hacía en Teruel».

Durante la batalla los soldados sufrieron temperaturas de hasta 20 grados centígrados bajo cero. Los soldados tuvieron que luchar sobre placas de hielo de diez centímetros de espesor y además de dedos, manos y pies, se congelaba la grasa de los cañones, de las ametralladoras,…

Si no se utilizaban guantes la piel de la mano se quedaba pegada al cañón de las armas. La resistencia de los nacionales duró tres semanas. El 8 de enero de 1938 el coronel Domingo Rey D´Harcourt, gobernador militar de Teruel, rindió la plaza ante la falta de víveres y municiones.

El coronel Rey fue encarcelado en el castillo de Montjuic. El 7 de febrero de 1939, ante la llegada de las tropas franquistas, fue trasladado a un paraje cercano a la frontera con Francia y fusilado junto a otros 41 prisioneros entre los que estaba el obispo Anselmo Polanco.

Los cadáveres de los ejecutados fueron quemados con gasolina. Curiosamente los nacionales consideraban que Rey D’Harcourt era un traidor y un cobarde pues entendían que había desobedecido las órdenes de Franco: tenía que resistir hasta que llegaran los refuerzos.

Un consejo de guerra eximió inequívocamente al coronel de cualquier culpa, debilidad o error militar pero no fue hecho público hasta 1992 y no se permitió a la familia enterrar sus restos en su pabellón familiar hasta 1972. Numerosos civiles sobrevivieron gracias a la rendición.

El mal tiempo y las gélidas temperaturas había impedido al Ejército de Franco socorrer a los cercados pero el Ejército Popular pronto pasará de sitiador a sitiado. El general Dávila iniciará una contraofensiva al mando de tres cuerpos de ejército y 100.000 hombres.

El 22 de febrero de 1938 las tropas del Ejército de Franco entraron en Teruel. El día anterior Teruel había quedado totalmente cercada y por la noche de ese mismo días las tropas de Valentín González abandonaron la ciudad dejando a 1500 heridos que fueron hechos prisioneros.

Uno de las primeros soldados del bando nacional que entró en Teruel fue el soldado Antonio Mingote, el que luego sería el famoso dibujante de ABC. En la mañana del 22 de febrero extrañado por el silencio que venía de Teruel, pidió permiso para adentrarse en la ciudad cercada.

D. Antonio entró en Teruel en principio con todo tipo de cautelas pero al ver que ningún soldado republicano salía a su paso se dio un placido paseo hasta llegar a la plaza del Torico y dar por tomada la ciudad. Volvió a las trincheras nacionales e informar de su paseo.

Mingote vivía en Teruel cuando estalló la guerra. Los soldados del Frente Popular hicieron prisionero a su padre y él se alistó en el Requeté, incorporándose a la Quinta División de Navarra. También fue uno de los primeros soldados del bando Nacional que entró en Barcelona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: