La Batalla de las Navas: la victoria cristiana de los «Tres Reyes» sobre los fanáticos almohades y el comienzo del declive musulmán en la Península Ibérica

Hoy hace 808 años, 16 de julio de 1212, que la alianza de tres reyes hispanos (Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra) venció en las Navas de Tolosa al ejército del califa al-Nassir marcando el declive del Islam en la Península Ibérica.

Tras la caída de Salvatierra en manos almohades (1211), el papa Inocencio III, a instancias del arzobispo de Toledo, autorizó a Alfonso VIII de Castilla a que llamara a una cruzada para derrotar a los musulmanes y amenazó con la excomunión a aquellos que la dificultaran.

Alfonso VIII obtuvo el apoyo directo de Aragón y Navarra, cuyos reyes participaran en la batalla y el indirecto de Portugal y León que no acudiendo con sus ejércitos, pero permitieron que acudieran voluntarios. Gracias al llamamiento a la cruzada vinieron voluntarios de toda Europa.

Por su parte, el califa Muhammad al Nassir, «Miramamolín», llamó a la «yihad» con la idea de recuperar el territorio perdido del «al-Andalus». Acudieron a la cita cuantiosas tropas andalusíes, magrebíes, turcomanos,… En total habría formado un ejército de 120.000 hombres.

El ejército cristiano partió de Toledo el 20 de junio de 1212. A medida que se acercaban a la actual provincia de Jaén, los extranjeros fueron abandonando la partida por estar más interesados en el botín de los pueblos que iban conquistando que en la derrota definitiva almohade.

«Miramamolín» espero a los cristianos con su ejército emboscado en Despeñaperros, lugar que no era precisamente fácil de cruzar en el siglo XIII. Según la leyenda, un pastor habría guiado a las tropas cristianas por un paso señalado con cabezas de vaca que permitió evitar a los musulmanes. La leyenda dice que pudo ser San Isidro.

Acampados en terrero llano cerca del emplazamiento musulmán, durante dos días anduvieron guerreando en pequeñas escaramuzas. El día 16 de julio los cristianos al grito de ¡Santiago! se deciden a atacar con todas sus fuerzas con la caballería de Diego López II de Haro a la vanguardia.

Durante toda la mañana del día 16 la caballería de López de Haro batalla con la caballería ligera almohade. A mediodía a punto de ser derrotados al quedar casi rodeados, Alfonso VIII ordena el ataque de la caballería pesada castellana, aragonesa y navarra que está a retaguardia.

Es en ese momento cuando se produce la famosa «Carga de los Tres Reyes». Alfonso VIII de Castilla, Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra se ponen al frente de su caballería pesada y se lanzan a vencer o a morir. Gracias a Dios, triunfan.

El Ejército Cristiano logra traspasar las tres líneas musulmanas en una lucha que dura toda la tarde logrando alcanzar las tropas navarras el real del califa «Miramamolín» derrotando a los esclavos negros que lo protegían y rompiendo las cadenas que los ataban.

Vencidos los moros, los cristianos emprendieron su persecución durante 20 o 25 kilómetros hasta la caída del sol: había que cobrarse el botín. El califa logró huir a Jaén. Gracias al triunfo cristiano se aseguraron los pasos de Sierra Morena y comenzó el declive musulmán.

1 pensamiento sobre “La Batalla de las Navas: la victoria cristiana de los «Tres Reyes» sobre los fanáticos almohades y el comienzo del declive musulmán en la Península Ibérica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *