La Batalla de Bailén, la primera derrota del Ejército Imperial de Napoleón

Hoy hace 212 años, 19 de julio de 1808, que las tropas de los generales Castaño y Reding derrotaron al Francés en Bailén. Hacía un mes que los gabachos habían saqueado Córdoba a sangre y fuego, violando y robando todo aquello que encontraron de valor.

La victoria de las armas españolas en Bailén supuso la primera derrota importante del Ejército Imperial de Napoleón a campo abierto y la prueba de podía ser derrotado. El triunfo en Bailén sirvió de ejemplo a toda la nación española en su alzamiento contra el invasor gabacho.

A principios de junio de 1808 un ejército a las ordenes del general Dupont salió de Madrid con la intención de socorrer a la flota francesa que se encontraba sitiada en Cádiz y someter Andalucía. En Sevilla, la Junta Suprema de España e Indias había declarado la guerra a Francia.

Después de vencer en Alcolea y llevar a cabo el saqueo de Córdoba (13/06/1808), el Ejército francés de Dupont estableció su cuartel general en Andújar a la espera que llegaran refuerzos procedentes de Madrid. En total esperaba contar con unos 34000 hombres.

La Junta Suprema de España e Indias con sede en Sevilla encargó al general Castaños formar un ejército en Andalucía. Castaños logró reunir una fuerza de unos 30.000 hombres contando con los generales Teodoro Reding, Jones, La Peña y el marqués de Coupigny.

El 18 de junio de 1808 Dupont ordena a su ejército que se dirija a Bailén esperando no encontrar resistencia en la ciudad jienense. Pero llega la sorpresa. En Bailén se hallan las divisiones de Reding y Coupigny, que por su parte, tampoco esperaban encontrarse con los franceses.

Reding organiza la línea a las tres de la mañana del 19 de julio. En vanguardia infantería armada con mosquete y bayoneta intercalada con artillería. En segunda línea infantería de reserva y regimientos de caballería con el objetivo de flanquear a los franceses.

La batalla comienza a las tres de la mañana, noche cerrada. Con la primera claridad del día, a las cinco de la mañana del 19 de julio varias unidades españolas logran tomar un lugar elevado: el cerro Haza Walona.

Durante toda la mañana se enfrentan tropas españolas y francesas en el campo de batalla. Los gabachos pierden su artillería gracias a la puntería de los artilleros españoles y a mediodía, 40 grados, Dupont se pone a la cabeza de 3300 hombres para cargar contra los españoles.

Los españoles, en mejor condición gracias a los cantaros de agua proporcionados por decenas de mujeres de Bailén, rechazan el ataque francés hiriendo incluso al general Dupont que termina rindiendo sus tropas al general Reding: 17.150 prisioneros, 450 muertos y 1.500 heridos.

La Batalla de Bailén supuso para los franceses la perdida de la cuarta parte de sus fuerzas en España. Quedó libre el camino hacia Madrid. José de Bonaporte, Pepe Botella, tuvo que abandonar la capital de España y las tropas del general Castaño entraron en Madrid el 23 de agosto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *