Carlos II, el rey desconocido

Hace 320 años, 1 de noviembre de 1700, fallecía en Madrid el rey Carlos II, el último de la dinastía de los Austrias. Se nos ha presentado como el rey «hechizado», «decadente». Falso. Lo único cierto que nos cuentan que su falta de descendencia nos trajo a los Borbones.

Carlos II fue rey de España, Nápoles, Sicilia y Cerdeña, duque de Milán, soberano de los Países Bajos y de las Islas y Tierra Firme del Mar Océano (desde México a las Filipinas), además de conde de Borgoña, Brabante,… Aquí tienen su escudo de armas en la Plaza Mayor de Madrid.

Al instaurarse la dinastía Borbón en el trono de España, su propaganda se encarga de denigrar a Carlos II desde su nacimiento. Los Borbones traen el progreso frente a «una España retrasada y dominada por el fanatismo, cuyo último representante sería el degenerado Carlos II.»

Afirma el catedrático de Historia Moderna José Calvo Poyato, no confundir con su hermana, que «nos escribieron la historia y lo hicieron a su manera». Historiadores extranjeros, sobre todo franceses. Francia la «Luz», España la oscuridad.

El rey Luis XIV de Francia

Elvira Roca: «El estudio de la época de Carlos II es que este Habsburgo no fue un mal rey. Era feo y tenía mala salud, pero no era idiota ni vago, sino, en realidad, muy consciente de sus obligaciones».

Durante su reinado, a partir sobre todo de 1685, comenzó la recuperación económica y demográfica de España. Carlos II recibió de su padre Felipe IV una situación económica penosa. Cuando fallece deja España con mejores salarios, menos tributos y la hacienda saneada.

Para gobernar se sirve de sus validos: «Carlos II buscó el fortalecimiento de la imagen del valido como ministro real, así como la presencia del secretario del despacho universal, tratando de volver al gobierno de los funcionarios frente a la nobleza» (Juárez)

Por otra parte la monarquía de Carlos II consiguió llegar casi intacta al final de su reinado. Transmitió a Felipe V el imperio que recibió casi intacto y con superávit. Otros reyes no pueden decir lo mismo, sobre todo Fernando VII.

¿Y el episodio del hechizo? El confesor del monarca, fray Froilán, hizo creer al monarca que estaba hechizado por culpa de la reina Mariana, siendo esta la causa de su esterilidad, y para sacarle del cuerpo los demonios de que le creía poseído sometió a Carlos II a exorcismo.

Fray Froilán era un enviado del cardenal Portocarrero, partidario de q al trono de España el sobrino de Luis XIV de Francia. El inquisidor general, relevó de sus funciones a Froilán, se le acusó de herejía y encerrado en un colegio de Madrid. Fue liberado por Felipe V.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *