Antonio Chover, el sargento español de Caballería que sobrevivió a 21 sablazos y algún que otro balazo en Talavera, durante la Guerra de la Independencia

¿Saben ustedes que luchando contra el francés en Talavera hubo un español al que los gabachos le cosieron a sablazos y balazos, que sobrevivió, y logró llegar por su propio pie a Sevilla, es decir, recorrió unos 380 km? Se llamaba Antonio Chover Sánchez. (Sigue)

21 heridas sufrió el bueno de Antonio Chover cerca de Talavera. Siendo sargento de Caballería y actuando como enlace, el 26 de julio de 1809 dio muerte a un oficial francés, edecán del general en jefe, no sin perder la oreja izquierda y recibir otro sablazo en el omóplato.

Para desgracia del sargento de caballería Chover, el francés no venía solo. Una vez que logró atravesarlo con su sable, se vio rodeado por varios oficiales del Estado Mayor del Mariscal Claude-Victor Perrin. Este desoyó el trato de prisionero que exigía nuestro protagonista.

Rodeado por varios franceses, el Mariscal gabacho ordena ejecutarlo. Allí mismo es acuchillado, apuñalado, el sargento Chover, con todo tipo de armas blancas que los franceses llevan y en todas las zonas posibles de su cuerpo. Dado por muerto, es abandonado en una cuneta.

Chover también recibió un disparo en el tobillo. Sufría dos graves heridas en la cabeza, tenía otra cuchillada en el estómago, seis en la espalda, sin oreja izquierda, con un sablazo en el omoplato izquierdo, también en el antebrazo derecho y varias heridas en la pierna derecha.

Chover era un ecce homo: persona lacerada, rota, de lastimoso aspecto. Así se lo encontró un sargento del Regimiento de Dragones de Lusitania que también herido buscaba auxilio. Ambos logran llegar al pueblo toledano de Cebolla, ocupado entonces por los franceses.

Escondidos tratan de sobrevivir a la noche. El sargento de Dragones no logra superarla y fallece. Para suerte de Chover los franceses abandonan Cebolla y los vecinos de este pueblo toledano lo auxilian. 43 días permanecerá Antonio curando sus heridas con sal y vinagre.

Pasado ese tiempo, y por más ayuda que el tranvía de San Fernando, un rato a pie y otro andando decide trasladarse a Talavera. Al comprobar que la ciudad ribereña del Tajo estaba ocupada por los franceses decidió viajar a Sevilla con cuatro de sus heridas aún abiertas. 308 Km.

A Sevilla llega vivo para sorpresa de los médicos que le atienden. Logran sanarle 19 heridas de las 21 que trae. El 27 de octubre de 1810 es ascendido al grado de teniente. inscrito y en el año siguiente ingresa en la Caja de Inválidos de Játiva debido a sus padecimientos.

Pero en 1811 no termina la vida militar activa de Chover. En febrero de 1817 se reincorpora al Estado Mayor de la plaza de Valencia y tomará parte en la lucha contra los liberales en el ejército realista. Terminará su vida miliar en 1829 con el grado de Teniente Coronel.

Pero hay más. Hallándose en Lisboa en mayo de 1808 como soldado del Regimiento de Extremadura, fue hecho prisionero por los franceses junto con todos los militares españoles que allí se encontraban. Dos días tardó en escaparse y otros dos en llegar a Badajoz para volver a luchar.

Según varias fuentes, Antonio Chover Sánchez había nacido en diciembre de 1778 en Játiva, por entonces llamada San Felipe. De padre oriundo de Galicia y madre granadina, se alistó como soldado en el Regimiento de Caballería Alcántara en el año 1795. El resto ya se lo he contado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: