En Pastrana tienen una leyenda que dice que la Princesa de Éboli, al final de sus días, sólo podía asomarse a este balcón enrejado una hora al día. Verdad o no, el caso es que el espacio que se encuentra frente al Palacio Ducal, se llama Plaza de la Hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *