Tecoaque, el lugar donde se comieron a los españoles

¿Saben ustedes que en junio de 1520, mientras el gran Cortés trataba de derrotar junto a sus socios indígenas a la tiranía Mexica, un grupo de españoles fueron capturados por unos aliados de los mexicas, cebados, sacrificados y comidos en un lapso de ocho meses?

La caravana, al mando de Francisco de Morla, estaba formada por españoles, indígenas aliados, servidores negros y llevaban consigo herramientas, arados, caballos, vacas, ovejas, cerdos,… Los aliados de los aztecas que les capturaron fueron los guerreros acohua de Zultepec.

El lugar donde estuvieron presos los españoles y aquellos q les acompañaban pasó a llamarse Tecoaque, «lugar donde se comieron a los dioses». Encerrados en habitaciones donde se les alimentaba, cada cierto tiempo se sacrificaba a un grupo siguiendo el calendario litúrgico mexica.

Jose Maria González Ochoa: «Los indios mataron a todos los españoles y a los indios aliados, los sometieron a torturas, los descuartizaron, les arrancaron el corazón, cocieron algunos de sus miembros y se los comieron.»

Los zultepecos pidieron ayuda a Tenochtitlán para realizar los sacrificios. Los sacerdotes que enviaron los mexicas evaluaron a los prisioneros y decidieron en honor a que Dios serían sacrificados: Quetzlcótl (serpiente emplumada), Tláloc, (lluvia), Mictlatecuhtli,…

Excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en Tecoaque han encontrado calaveras horadadas por los parietales y huesos de procedencia europea y africana tanto de hombres, como de mujeres y de niños. También encontraron numerosos restos de caballos, cerdos y cabras.

Doctor Martínez Vargas, director de las excavaciones: «Los restos revelan la presencia de taínos, españoles, mulatos, negros, mestizos, tabasqueños, mayas, totonacas y txacaltecas».

Hernán Cortés envió a una tropa de españoles al mando de Gonzalo de Sandoval en búsqueda de los colonos desaparecidos. No dejó «títere con cabeza». Mató a los jefes responsables de la matanza, destruyó los templos y el poblado.

En una pared blanca encontró un grafito en la pared: «Aquí estuvo preso el sin ventura de Juan Yuste con otros muchos de su compañía».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *