Lutero, el Reformista Antisemita

¿Sabían ustedes que Lutero, el reformista, el que muchos pintan como tolerante frente a la intolerancia católica, era un furibundo antisemita? En 1543 escribió un tratado antisemita llamado «Sobre los judíos y sus mentiras» ?

Ta y como hemos afirmado Martín Lutero escribió en el año 1543 un tratado antisemita llamado «Sobre los judíos y sus mentiras» en el que decía que las escuelas judías y las sinagogas debían ser quemadas, se debían incendiar sus hogares y confiscar sus ingresos y propiedades. Llega incluso a escribir que Moisés «sería el primero en prender fuego las sinagogas y las casas de los judíos».

En ese libro Lutero también afirmó que debían ser enviados a Judea “para vernos por fin libres de ese repulsivo gusano. Para nosotros, ellos son una grave carga, la calamidad de nuestra existencia. Son una peste enclavada en nuestras tierras”.

Otros ejemplos de la «tolerancia» de Lutero frente a los judíos que aparecen en el libro referenciado:

«Por lo tanto cuídate de los judíos, sabiendo que donde sea que tengan sus sinagogas, no se encuentra otra cosa que una guarida de demonios en la que se practican maliciosamente y sin escrúpulos el envanecimiento total de uno mismo, la pedantería, las mentiras, la blasfemia, y la difamación de Dios y los hombres. La ira de Dios los ha consignado a la presunción de que su fanfarronería, su arrogancia, su difamación contra el Señor, su insulto a todos los pueblos son una verdad y un gran servicio rendido al Señor—todo lo cual es muy pertinente y apropiado a sangre tan noble de los padres y santos circuncisos.»

«Tendremos que expulsarlos como perros rabiosos a fin de no convertirnos en cómplices de su abominable blasfemia y todos sus otros vicios y por ello merecer la ira de Dios terminar malditos junto a ellos.»

«Abiertamente sueltan sus maldiciones contra nosotros cada sábado en sus sinagogas, y día a día en sus hogares. Ya en la infancia les enseñan a sus hijos, los instan y los entrenan, a continuar siendo los amargos, virulentos e iracundos enemigos de los cristianos. Esto os ofrece una claro cuadro de la concepción que los judíos tienen del quinto mandamiento y la observación que de él hacen. Por más de mil cuatrocientos años han sido sabuesos y asesinos de la cristiandad, sedientos de sangre en sus intenciones, y sin lugar a dudas, preferirían serlo en sus actos. Así, han sido acusados de envenenar aguas y pozos, y de esa manera aquietaban su ira con la sangre de los cristianos por todo a lo que han sido condenados a muerte por el fuego.»

«Aconsejo que sus casas sean arrasadas y destruidas. Porque en ellas persiguen los mismos fines que en sus sinagogas. En cambio, deberían ser alojados bajo un techo o en un granero, como los gitanos. Esto les hará ver que ellos no son los amos en nuestro país, como se jactan, sino que están viviendo en el exilio y cautivos, como incesantemente se lamentan de nosotros ante Dios.»

«¿Cómo puede ser que nosotros, pobres cristianos, alimentemos y enriquezcamos a gente tan inservible, malvada, perniciosa, estos blasfemos enemigos de Dios, sin recibir nada a cambio más que las maldiciones y la difamación y todas los infortunios que pueden infligirnos o nos desean?»

A los judíos debe prohibirseles «bajo pena de muerte alabar a Dios, darle las gracias, rezar y enseñar públicamente entre nosotros y en nuestro país. Pueden hacerlo en su propio país o donde puedan sin que nosotros nos veamos obligados a oírlos o saber que lo están haciendo. Esta prohibición se debe a que sus alabanzas, agradecimientos, plegarias y doctrina son pura blasfemia, maldiciones e idolatría porque su corazón y su boca llaman al Dios Padre “Hebel Vorik”, dado que así llaman a su Hijo, nuestro Señor Jesucristo. »

Ya ven. Las apariencias engañan. Algunos afirman que este libro es el germen del Nacionalismo Alemán de los años 30 del siglo XX que llevó al asesinato de millones de judíos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *