Las abdicaciones de Bayona, un cambalache con el trono de España como protagonista

Hoy se cumple el aniversario, además del fallecimiento de Napoleón en 1821, de lo que se conoce por las abdicaciones de Bayona. Muy resumido: el rey Fernando VII le devuelve el trono de España a su padre Carlos IV y este, a cambio de una pensión anual, vende el trono a Napoleón.

Una vez que el trono de España está en poder de Napoleón, este decide nombrar Rey de España a su hermano José Bonaparte, que sería conocido por los españoles como «Pepe Botella», sin que conste que durante su estancia en España empinara el codo en demasía.

Para llevar a cabo este cambalache, Napoleón había logrado que Fernando VII y Carlos IV se trasladaran a Francia. La cesión del trono de España se firmó el 5 de mayo de 1808, 3 días después de que los madrileños llevaran se sublevaran en un Madrid tomado por los franceses.

Algunos autores defienden el honor del «rey Felón» aduciendo que antes de firmar la cesión del trono a su padre, mandó instrucciones por conducto secreto a sus fieles para que llevaran a cabo «una firme actitud de resistencia, perseverasen la soberanía» e iniciaran la guerra.

El caso es que el rey Felón, mientras los españoles se batían por él contra los gabachos y el estaba en Francia, llegó a felicitar a Napoleón por sus victorias en España y que incluso pidió que lo adoptara como hijo. Si estaba disimulando, lo hizo muy bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *