La Venganza de la «empoderada» María la Brava

Si atendemos a lo que cuentan las crónicas, María «la Brava» fue una mujer muy «empoderada»: persiguió a los asesinos de sus hijos hasta Portugal y los dejó sin cabeza. Si visitan Salamanca se encontrarán con una casa que lleva su nombre en la plaza de los Bandos.

Antes de que fuera distinguida por el apelativa de «la Brava», era conocida por su nombre y apellidos: María de Monroy, viuda del Señor de Villalba Enrique Enríquez de Sevilla. En 1464 vivía en Salamanca con sus hijos de 19 y 18 años en una casa cercana a la plaza de los Bandos.

Los hijos de María «la Brava» tenían el nombre de Pedro y Luis Enríquez. Según narra Alonso de Maldonado, posible testigo de los hechos, un mal día de 1464 reinando Enrique IV de Castilla, el menor de los Enríquez se encontraba jugando a la pelota con Gómez y Alonso Manzano.

«Vinieron sobre porfías a reñir, y echar manos a las espadas, de donde sucedió que como los Manzanos y sus criados estuviesen juntos mataron al Enriquez, que solo estaba».

Muerto el hermano menor, temiendo la venganza del mayor decidieron darle también muerte. Haciéndole llamar con engaños, asesinaron a Pedro Enríquez: «venido que fue el Enríquez, le mataron en un corredor». «Manzano le hirió de gran herida con una chuza».

Gómez y Alonso Manzano decidieron huir a Portugal. Enterada la madre del asesinato de sus hijos Dña. María envió sus espías a Portugal y una vez que supieron donde se encontraban los asesinos de sus hijos, allí acudió con 20 escuderos.

Una vez en la posada de los Manzano, sus escuderos derribaron la puerta con un vigón, María «la Brava» entró con diez escuderos en la casa mientras otros diez quedaban fueran guardando puertas y ventanas. De allí salió Dña. María con la cabeza de los Manzano en su mano izquierda.

Cumplida su venganza tanto la madre como sus escuderos cabalgaron hacia Salamanca, ciudad a la que llegaron después de un día y medio de viaje. Dña. María entró en la Iglesia donde habían sido enterrados sus hijos y depositó sobre sus sepulturas las cabezas de sus asesinos.

La actual Casa de María La Brava en Salamanca no era donde vivía en 1465. Fue construida por sus descendientes. La foto anterior corresponde a la representación de la obra de teatro inspirada en su vida escrita por Eduardo Marquina.

1 pensamiento sobre “La Venganza de la «empoderada» María la Brava

  1. Hola Darío, hace un tiempo que te sigo en Twitter y realmente disfruto de tus publicaciones.
    Gracias por toda la divulgación historica que realizas. Así que ahora me suscribo al newsletter y te saludo desde Buenos Aires, Argentina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *