La cabeza de Oliver Cromwell anduvo 300 años dando tumbos por Inglaterra

Hoy hace 360 años que los «civilizados» ingleses desenterraron el cuerpo de Oliver Cromwell después de estar 3 años bajo tierra y lo «ejecutaron póstumamente». La cabeza de Oliver, el «Lord Protector», estuvo dando tumbos por Inglaterra durante tres siglos.

En España decimos aquello de «a moro muerto, gran lanzada». Pues exactamente eso pasó con la cabeza de Cromwell. Como seguramente sabrán, el rey Carlos I de Inglaterra y de Escocia perdió la vida después de que un hacha seccionara su cuello a manos de un verdugo republicano.

Con la decapitación del rey Carlos I se confirmaba el triunfo de los partidarios del Parlamento y de sus aliados los puritanos. En 1649 se estableció una república que en 1653 pasó a ser una dictadura militar a cuyo mando estará el «Lord Protector», Oliver Cromwell.

Durante el tiempo que estuvo en el poder, aplastó a los partidarios de la monarquía, Inglaterra ganó una guerra a Holanda, completó la colonización británica de Irlanda masacrando a sus habitantes y permitió la tolerancia religiosa siempre que no fueras católico.

Cromwell que no quiso ser nombrado rey, en cambio logró que su título como «Lord Protector» fuera hereditario. Falleció el 3 de septiembre de 1658 en Londres siendo enterrado en la abadía de Westminster con los mismos honores que un rey. Su hijo Richard heredó el título de «Lord Protector».

A Richard Cromwell el título le duró poco pues fue depuesto por el ejército en 1659. En mayo de 1660, Carlos II hijo del decapitado Carlos I es coronado rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

El nuevo parlamento ordena que el cuerpo de Cromwell sea exhumado de Westminster y además que se le practique una «ejecución póstuma». Así que los ingleses sacan el cadáver de su tumba y lo cuelgan un 30 de enero de 1661 «de la mañana a las cuatro de la tarde».

Una vez «ejecutado» el cadáver de Cromwell es colgado a seis metros de altura en un pico del Salón Westminster, una de las dependencias del edificio donde se reúne el Parlamento. En tiempos del rey Jacobo II una tormenta hizo que se desprendiera la calavera y cayera al suelo.

Una vez en el suelo, la cabeza de Cromwell fue recogida por un capitán de la guardia que la tuvo oculta hasta 1710 cuando apareció en un espectáculo de curiosidades que recorría los pueblos de Inglaterra. Después acabó en manos de coleccionistas que la fueron revendiendo.

La cabeza de Cromwell acabó en posesión del Sydney Sussex Collage que tuvo a bien enterrarla en sus jardines.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: