Hernán Cortés, el extremeño que derrotó a la tiranía azteca y que está enterrado en Ciudad de México

Hace 474 años, 2 de diciembre de 1547, falleció el gran Hernán Cortes en Castilleja de la Cuesta. Acabó con la tiranía azteca encabezando un ejército de unos 900 españoles junto a miles de soldados aliados: tlaxcaltecas, totonacas, otomíes, huejotzingos, cholusenses,…

Hernán Cortés, uno de los más grandes estrategas de todos los tiempos cuyas hazañas son equiparables a Alejandro Magno o Julio César (Krauze), es el máximo responsable de la existencia de México, le guste o no a su presidente López Obrador y a sus abuelos y apellidos españoles.

Hernán Cortés liberó a los pueblos indígenas que habitaban los territorios que actualmente ocupan México de la tiranía azteca y de la costumbre que tenían de sacrificar y comerse a sus vecinos tras arrancarles el corazón en vida en vida: El «Huey Tzompantli» de Tenochtitlan, la prueba del holocausto azteca

En su testamento, Cortes pidió q sus restos fueran trasladados al actual México: “Mando a mi sucesor llevar mis huesos a la Nueva España” y así se hizo en 1566. Es de destacar, para aquellos que niegan la existencia de España, q si existía una nueva debía existir una vieja…

La peripecia de los restos de Hernán Cortes en México la cuenta Iván Vélez en su libro “El Mito de Hernán Cortes”: acabaron enterrados en un lugar secreto que dejó de ser tal gracias a la indiscreción de un funcionario republicano de la Embajada de España en México.

Los restos de Hernán Cortés se encuentran desde 1823 en la Iglesia de Jesús Nazareno, templo católico ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Allí se llevaron en secreto para que no fueran destruidos. En 1947 acabó el misterio y descansan en un muro de la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: