Fernando III el Santo, el rey que expulsó al Islam de Córdoba, Sevilla, Jaén,…

Hoy hace 768 años, 30 de mayo de 1252, que falleció en Sevilla el rey Fernando III el Santo, unificador definitivo de los reinos de Castilla y León y conquistador de Córdoba, Sevilla, Jaén, Cazorla, Baeza, Andújar, Ubeda, Carmona, Lora, Alcalá de Guadaira,…

Fernando III conquistó Córdoba, antigua capital del Califato Omeya de occidente, en el año 1236. El «Rey Santo» plantó el pendón de Castilla y una cruz en el minarete de la mezquita devolviendo el templo al culto cristiano.

En el año 907 Almanzor asoló Santiago de Compostela robando las campanas de su catedral q fueron llevadas a Córdoba cargadas por esclavos cristianos. Fernando III ordenó fundir el bronce hallado en la mezquita, fabricar unas nuevas campanas y las envió a Santiago de Compostela.

En el año 1247 Fernando III el Santo sitió Sevilla. Contó con la colaboración de tropas musulmanas de Granada y ordenó la primera gran operación de la marina castellana que remontó el Guadalquivir para desbaratar a la flota islámica. Quince meses duró el asedio.

Gracias a Fernando III el Santo quedaron en manos cristianas casi toda la actual Andalucía occidental, repoblada por gentes venidas del norte. La mayoría de los musulmanes emigraron a Granada o acabaron en el Magreb. ¿Fue Fernando III el Santo el verdadero fundador de Andalucía?

Fernando III el Santo promovió la traducción del Liber Iudiciorum o Lex gothica (Fuero juzgo) y favoreció al castellano como idioma de sus reinos y de los documentos, en sustitución del latín. Durante su reino se inició la construcción de las catedral de Burgos y de León.

El rey Fernando III el Santo falleció en el Alcázar de Sevilla el 30 de mayo de 1252 cuando preparaba un expedición al norte de África. Su cuerpo incorrupto está sepultado en la Capilla Real de Sevilla junto a su hijo Alfonso X el Sabio. En su epitafio se puede leer:

Aquí yace el muy honrado Rey Don Fernando, señor de Castilla y de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia y de Jaén, el que conquistó toda España, el más leal, el más verdadero, el más franco, el más esforzado, el más apuesto, el más granado, el más sufrido, el más humilde, el que más temió a Dios, el que más le sirvió, el que derrotó y destruyó a sus enemigos, el que elevó y honró a sus amigos, el que conquistó la ciudad de Sevilla, que es cabeza de toda España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *