Fernando de Aragón, «esposo unánime» de la Isabel de Castilla

Hoy hace 569 años que nacía en Sos del Rey Católico, el que sería el rey Fernando II de Aragón y V de Castilla, responsable junto a su esposa Isabel, de la victoria de las armas cristianas sobre el Reino Nazarí de Granada, último enclave de poder del Islam en España.

Hijo de Juan II de Aragón y de Juana Enríquez, vástaga del Almirante de Castilla. Su madre se encontraba en Navarra cuando se encontraba al final del embarazo. Quisieron sus padres que naciera en Aragón y por ese motivo se trasladó a Sos.

Fernando II de Aragón fue rey de Sicilia de 1468 a 1516, de Castilla como Fernando V de 1474 a 1504, de Aragón entre 1479 y 1516 y de Nápoles como Fernando III de 1504 a 1516. Incorporó también Navarra y Granada a la Corona de Castilla.

Fernando no era el primogénito de Juan II de Aragón. Cuando nace Fernando su padre había tenido cuatro hijos con Blanca de Navarra y uno con su madre Juana Enríquez: Carlos, Blanca, Leonor I de Navarra y Leonor de Aragón.

Juan II, padre de Fernando el Católico

La muerte de su hermanastro Carlos, príncipe de Viana y de Gerona, en 1461 y la imposibilidad de que las mujeres ascendieran al trono de Aragón, le permitieron ser reconocido como heredero de la corona aragonesa en Calatayud a la edad de 9 años.

Su matrimonio con Isabel de Castilla, prima segunda, en el Palacio de los Viveros de Valladolid en octubre de 1469 llevó a la unión de las Coronas de Castilla y Aragón según lo que se pactó más adelante en la Concordia de Segovia en 1475.

Cortes de Toledo (1480): «Pues por la gracia de Dios los nuestros Reynos de Castilla y de León y de Aragón son unidos, y tenemos esperanza que por su piedad de aquí en adelante estarán unidos, y permanecerán en una corona Real.»

Tuvo un papel fundamental en la dirección de la guerra de Sucesión de Castilla entre los partidarios de su esposa Isabel con los de Juana la Beltraneja, sobre todo en la batalla de Toro en 1476.

A partir de 1481 emprendió junto con la reina Isabel la guerra contra el reino nazarí de Granada concibiéndola como una batalla de desgaste en la que iba tomando una a una las ciudades a cuyos habitantes ofrecía capitulación. Con Boabdil resultaron especialmente generosos.

En la catedral de Granada se puede apreciar un esplendido escudo que se encuentra en la puerta de San Jerónimo. En el se pueden apreciar las armas de Aragón, Castilla, León, Sicilia, Nápoles, Cerdeña, Granada, Jerusalén y Navarra.

Los restos de Reyes Católicos Isabel y Fernando descansan en la Capilla Real de Granada. El título de “católicos” les fue dado por el papa Alejandro VI en el año 1496 en razón de sus “egregias virtudes de señalado celo de la fe católica y devoción a la Iglesia Romana.”

El sepulcro de los Reyes Católicos tiene el siguiente epitafio: “En este sepulcro de mármol descansan los dos esposo unánimes, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, derrocadores de la secta de Mahoma, aniquiladores de la herética pravedad, apellidados los Católicos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: