El general Pavía no entró a caballo en el Congreso de los Diputados

Hoy los amigos de Gestas de España @GestasdeEspaNa nos recuerdan que en un día como hoy de hace 195 años nació el que sería el general Pavía. La mayoría cree que entró a caballo en el Congreso de los Diputados para acabar con el sindiós de la Primera República. No entró, y mucho menos a caballo.

Lo que hizo el 3 de enero de 1874 Manuel Pavía, capitán general de Castilla La Nueva, fue enviar a dos a sus ayudantes con una nota con un mensaje para el presidente del Congreso de los Diputados, Nicolás Salmerón: «Desaloje el local». Cinco minutos tenían para salir.

Ante la resistencia de los diputados, un grupo de Guardias Civiles y soldados del Regimiento de Merida optaron por la solución que años más tarde adoptaría el golpista Tejero: disparar a los techos del Congreso de los Diputados.

Los diputados, que solemnemente habían prometido «morir en sus escaños», pensaron en aquello de «maricón el último» (expresión hoy muy políticamente incorrecta) y optaron por salir por las puertas y por las ventanas. Dos de ellos resultaron levemente heridos al golpearse durante la estampida.

El general Pavía estuvo en todo momento en la calle, en la Plaza de las Cortes. Nunca entró y menos a caballo. Cuando vio salir a varios diputados por las ventanas, dicen que les espetó: «¿Pero señores, ¿por qué saltar por las ventanas cuando pueden salir por la puerta?».

Una vez desalojado el Congreso y consumado el golpe, los diputados pudieron volver a sus casas. Pavía se reunió con Sagasta y Serrano y dejó el poder en sus manos. La presidencia del Poder Ejecutivo de la República quedó en manos de Serrano y el 29 de diciembre de 1974 sería proclamado Alfonso XII.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: