El rey Felipe III, el samurái Hasekura y el apellido Japón

¿Saben ustedes que en tiempos del rey Felipe III una embajada japonesa encabezada por un samurái vino a España con el objeto de entablar relaciones comerciales? ¿Qué el propósito de la misión fracasó pero que varios japoneses se quedaron siendo el origen del apellido Japón?

El samurái se llamaba Hasekura Rokuemon Tsunenaga. El 30 de enero de 1615 se entrevistó con el rey Felipe III y su valido el Duque de Lerma en Madrid. Fue bautizado en el Monasterio de las Descalzas Reales por el Arzobispo de Toledo con el nombre de Felipe Francisco Hasekura.

Para llegar a Madrid, Hasekura y sus acompañantes parten del país del Sol Naciente en un galeón construido por carpinteros japoneses con la ayuda de los españoles fray Luis Sotelo y el capitán Sebastián Vizcaíno. Estaban en Japón por orden del virrey de Nueva España.

El galeón San Juan Bautista se hace a la mar con 180 personas a bordo: 10 samuráis del Gran Shōgun (el mandamás japonés de entonces) 12 samuráis de Sendai, 120 comerciantes, marinos y sirvientes japoneses y alrededor de 40 españoles y portugueses.

Hasekura llega a Acapulco, costa del Océano Pacífico de Nueva España, el 25 de enero de 1614. Desde allí el samurái y su sequito atraviesa por tierra 470 kilómetros hasta Veracruz para embarcar el 10 de junio en la nave San José de la flota de Antonio de Oquendo.

Tras una escala en La Habana, los japoneses llegan a Sanlúcar de Barrameda el 5 de octubre de 1614 donde son recibidos con todos los honores por el duque de Medina Sidonia. A Sevilla llega el samurái Hasekura el 23 de octubre de 1614.

Antes de viajar a Sevilla, Hasekura y su séquito hacen parada en Coria del Río. Desde allí la expedición parte a pie hacía Sevilla quedando en Coria parte de los integrantes de la expedición japonesa esperando el regreso del embajador.

Antes de llegar a Madrid, Hasekura pasa por Córdoba, Toledo y Getafe. Pero la misión fracasa y no por culpa del samurái. Felipe III tuvo noticias de que el Gran Shogun Tokugawa Ieyasu había había ordenado la persecución de la fe cristiana en Japón.

Hasekura emprende el viaje de regreso pasando de nuevo por Coria del Río donde seguían varios integrantes de su séquito que se habían convertido al catolicismo y que se habían «integrado» con varias corianas negándose a regresar.

El primer mestizo del que se tiene constancia aparece en la parroquia coriana de Santa María de la Estrella. A mediados del siglo XVII se registra la partida bautismal de un niño que lleva el apellido Japón, siendo hijo de uno los japoneses que acompañaron al samurái Hasekura.

En la actualidad en el censo de la provincia de Sevilla existen unas 600 personas con el apellido Japón y en 1997 se creo la Asociación Hispano-Japonesa ‘Hasekura’ de Coria del Río que organiza actividades y fomenta el encuentro entre corianos y japoneses.

Y todo se debe a que en el año 1609, el gobernador de las Islas Filipinas Rodrigo de Vivero y Aberrucia, tratando de llegar a bordo del galeón San Francisco a Nueva España acabó naufragando junto a sus compañeros de travesía en las costas del Japón. Pero esa es otra historia…

2 pensamientos sobre “El rey Felipe III, el samurái Hasekura y el apellido Japón

  1. Siempre placentero y de gran interés.
    Desconocía esta historia q al parecer vincula a las Filipinas algo q me toca de cerca,por haber tenido 5 generaciones en las islas,mi bisabuelo capitán de fragata y de ahí el resto,..no tan lejano.
    Siempre agradecida por este bello aprendizaje!!Gracias Darío

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: