Ramón Mercader, el español que asesinó con un piolet a León Trotski

0

El 20 de agosto de 1940 el español Ramón Mercader clavó un piolet en la cabeza de León Trotski siguiendo ordenes de Stalin

Leon Trotski

Leon Trotski

El 20 de agosto de 1940 el español Ramón Mercader clavó un piolet en la cabeza de León Trotski siguiendo ordenes de Stalin. Una de las formas violentas que tienen los comunistas para zanjar sus diferencias. La vida del otrora camarada de Lenin quedó zanjada al día siguiente.

Ramón Mercader se había hecho novio de Sylvia Ageloff, persona de confianza de Trotski, haciéndose pasar por Jacques Mornard, un supuesto militante comunista belga. De esta forma logró introducirse en el círculo íntimo de León Trotski y quedarse solo con él para asesinarle.

León Trotski se había trasladado a México en noviembre de 1936. Le habían concedido asilo político. Al principio residió en una casa propiedad de  Diego Rivera y Frida Kahlo, ubicada en Coyoacán, llamada la “casa azul”.  En 1939 se trasladó a la calle Viena, también en Coyoacán.

El 24 de mayo de 1940 sufrió el primer atentado. Un grupo de hombres comandados por Leopoldo Arenal Bastar y su cuñado David Alfaro Siqueiros logró entrar en la casa de la calle de Viena gracias a la complicidad de uno de los guardaespaldas de Trotski que era un agente doble.

Los estalinistas mexicanos dispararon dentro de la casa donde residía León Trotski unas cuatrocientas veces. Este y su mujer se salvaron de la muerte gracias a que lograron resguardarse al amparo de una pared próxima a su cama y que las balas no atravesaron.

Fallado el plan A los estalinistas pasaron al plan B para asesinar a Trotski. Mercader, hijo de una estalinista española llamada Caridad del Río, se hizo novio de Sylvia Ageloff. Ganada la confianza del círculo próximo a Trotski tenía acceso libre a la casa del exlíder soviético.

El 20 de agosto de 1940 se presentó en la casa de Trotski con la excusa de mostrarle un artículo de prensa. Nadie sospechó de sus intenciones a pesar de que llevaba una gabardina en verano bajo la que ocultaba una pistola y un piolet, herramienta esencial para los escaladores.

Una vez en el despacho de Trotski, Mercader le entregó el artículo de prensa para que lo leyera. Estando leyendo el artículo sentado en su despacho, Mercader se acercó por la espalda y le clavó fieramente en la cabeza a Trotski el piolet en la cabeza.

Trotski logró zafarse de Mercader, levantarse y gritar el nombre de su asesino antes de caer desplomado. Mercader fue detenido por los guardaespaldas de Trotski y condenado a 20 años de prisión por asesinato. La madre de Mercader le esperaba en un coche para ayudarle en la huída.

Cumplida su condena, Ramón Mercader fue condecorado como Héroe de la Unión Soviética con la Orden de Lenin y la Medalla de Oro, máximos honores soviéticos. Acabó sus días en Cuba ejerciendo de asesor de Fidel Castro. Murió el 19 de octubre de 1978 en La Habana.

Lenin no acabó con una tiranía, acabó con una democracia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: