La Muerte de Magallanes en Mactán

Hoy hace 501 años que falleció Fernando de Magallanes, navegante al servicio de Carlos I de España, a manos de unos indígenas en la isla de Mactán, en las actuales Filipinas. Logró encontrar el paso que permitía el paso del Atlántico hacia el Pacífico y llegar a la Especiería. Nunca tuvo intención de dar la vuelta al mundo.

La expedición de Magallanes en busca de las islas Molucas, la Especería, llega a la isla de Cebú el 7 de abril de 1521. Antes había atracado en Guam (la «isla de los Ladrones»), Homonhom y Mazaua. Veintiún hombres fallecieron a causa de la travesía por el Pacífico.

En Cebú reina el monarca Humabón, que en un principio quiere cobrar a los españoles un impuesto por fondear a lo que se niega Magallanes “por ser capitán de un monarca tan grande, no pagaría impuestos a ningún rey de la Tierra”. (Pigafetta).

El caso es que el poder de convicción de Magallanes debía ser enorme: no paga impuestos y convence al buen rey (no tan bueno como luego veremos) de que se convierta al cristianismo con el nombre de Carlos. A la esposa del rey de Cebú también la bautizan y la llaman Juana.

El rey Carlos, antes Humabón, habla a Magallanes de unos enemigos que tiene en la isla vecina de Mactán líderados por un tal Lapu-lapu que por otra parte es su cuñado, lleva tiempo tocándole las narices y que no quiere la presencia de los españoles en aquella parte del globo terráqueo.

Magallanes se ofrece a organizar con sus hombres una expedición de castigo para someter al cuñado Lapu-lapu y sus hombres. Incomprensiblemente rechaza el ofrecimiento de Humabón de acompañarle con sus guerreros en la operación de conquista.

Magallanes, con el desacuerdo de muchos de los que le acompañaban en la expedición, se dirige a la isla de Mactán con unos sesenta hombres. Según cuenta Pigafetta, les esperaban unos 1500 indios. El general Custer sufrió una sorpresa parecida en Little Big Horn.

Además de la inferioridad numérica, parte de la pólvora de los arcabuces se mojó y solo valían para utilizarlos como mazas y las chalupas tuvieron que desembarcar a los españoles lejos de la costa debido a la presencia de unos arrecifes. Y además llevaban pesadas corazas…

A pesar de lo anterior, los españoles logran llegar a la costa, pero enseguida quedan rodeados por los indios que rápidamente se dan cuenta que Magallanes es el que manda y le atraviesan una pierna con una flecha. El Capitán General ordena la retirada.

Magallanes fue alcanzado entonces por una lanza que le hirió la frente. Logró matar a su atacante, pero volvió a ser herido en una pierna y cayó. Una jauría de indios acudió a rematarlo. Otros siete expedicionarios murieron en Mactán.

Nunca se pudo recuperar el cuerpo de Magallanes. Los nuevos capitanes de la expedición (Duarte Barbosa, Luis Alfonso de Gois y Juan Serrano) son invitados por el rey de Cebú a un banquete el 1 de abril de 1521. Cientos de guerreros los acuchillan al final del sarao.

Veintisiete fueron los asesinados. La expedición que por entonces contaba con tres barcos, quedó pronto reducida a dos. Elcano alcanzaría la capitanía de la nao Victoria el 17 de septiembre de 1521. A él se debe que regresara a España dando la primera vuelta al mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: