La derrota de los corsarios Drake y Hawking en Veracruz

El 23 de septiembre de 1568, reinando el rey nuestro Señor Felipe II, una flota al mando de Francisco de Luján derrotó a una flota inglesa corsaria en Veracruz al mando de los piratas Hawking y Francis Drake que se había introducido en Veracruz con enseñas españolas.

La flota inglesa que recaló en Veracruz había violado la tregua que en 1568 existía entre España y la Perfida Albión gracias a la boda del rey Felipe II con la reina inglesa María, conocida en los libros de historia como «Mary Bloody» (María la Sangrienta).

La flota inglesa que llegó el 17 de septiembre a Veracruz había logrado entrar en el puerto haciéndose pasar por barcos españoles. Tomaron como rehenes a los funcionarios y comerciantes que allí se encontraban. En sus bodegas se hallaba el botín de sus pillajes.

Los corsarios ingleses consiguieron que se les entregara la fortaleza de San Juan de Uloa y se apoderaron de varias naves españolas que se encontraban en el puerto. Uno de los piratas era el famoso Francis Drake. Llevaban un saqueando haciendas, barcos mercantes y puertos españoles en el mar Caribe

Pero los planes de los corsarios ingleses acaban torciéndose. Una flota al mando del general Francisco Luján que traía al Nuevo Virrey de España, D. Martín Enríquez recala en Veracruz cuando los ingleses estaban saqueándolo.

Para entrar en Veracruz la flota española había pactado una tregua con los ingleses. Una vez en el puerto el general Luján y el virrey Martín determinaron que no había razón de respetar la palabra dada a unos corsarios que atacaban a gente indefensa y pacífica.

Al amanecer del 23 de septiembre de 1568 la flota del general Luján atacó a los corsarios. Primero pasaron a cuchillo a los ingleses que estaban en la fortaleza de San Juan de Ulúa volviendo sus cañones hacia la flota corsaria inglesa.

El cañoneo fue un desastre para los ingleses. Los infantes de marina españoles abordaron rápidamente a tres de las naves capturándolas. Otra se fue al fondo del puerto. 500 muertos ingleses y 20 españoles costó la batalla.

A pesar del ataque por sorpresa, el corsario inglés Francis Drake de Veracruz logró huir de Veracruz el 24 de septiembre de 1568 en uno de los barcos de su flota. Sin botín, sin su nave capitana, pero libre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: