Juan Martín Díez «El Empecinado», el héroe ahorcado por Fernando VII

Dario Madrid El Empecinado

El guerrillero y por entonces mariscal de campo Juan Martín Díez «El Empecinado» fue ahorcado por oponerse a Fernando VII: «Diga usted al rey que si no quería la constitución, que no la hubiera jurado; que el Empecinado la juró y jamás cometerá la infamia de faltar a sus juramentos.».​

Juan Martín Diez fue un héroe de la Guerra de la Independencia. Comenzó como guerrillero y terminó la contienda como mariscal de campo. Cuentan que se lanzó a luchar contra el francés cuando un soldado gabacho violó a una mujer en su pueblo y «El Empecinado» lo mató.

Había nacido el 2 de septiembre en Castrillo de Duero (Valladolid). ¿Por qué le llamaban «El Empecinado»? No porque fuera muy obstinado, que lo era, sino por un arroyo o pecina que hay en su pueblo, por el cual a todos los naturales del pueblo los llamaban «empecinados».

Antes de la Guerra de la Independencia se había alistado en el ejército español que luchó en la Guerra del Rosellón. Durante dos años luchó en esa guerra contra el francés por lo que tenía experiencia militar cuando se lanzó al monte en abril de 1808 en compañía de amigos y familiares.

Junto a su partida guerreo contra los invasores en Fuentenebro, Caranvias, Castrillejo, Onrubia y Aranda de Duero. Detuvo correos, interceptó convoyes, acabó todo soldado francés que se rezagaba de su unidad causando todo el daño posible a los enemigos.

Cuentan que también era un caballero. En agosto de 1808 apresó a una dama francesa familia del general Moncey, acabó con su escolta compuesta por doce soldados franceses, la quitó su dinero y joyas pero la alojó en su propia casa antes de dejarla marchar por el día.

En Fuentidueña pasó a cuchillo a cuarenta dragones franceses que habían salido de la fortificación que tenían en el pueblo en busca de víveres y de enero a febrero de 1809 su partida hizo más de 300 bajas , matando incluso a un general ayudante de rey Pepe Botella.

¿Qué se les ocurrió a los franceses para pararlo? Secuestrar a su madre. ¿Qué hizo «El Empecinado»? Mandó decir a los franceses que si no soltaban a su madre fusilaría a cien franceses que tenía en su poder. Y seguiría ejecutando hasta que la soltaran. Los franceses la liberaron.

En 1809 fue nombrado capitán del Ejército Español por la Junta Central. Recibió ordenes de hostigar a los franceses en los caminos de Valladolid, Segovia y Aranda del Duero. En Pedrosa del Rey acabó con 200 franceses matando el mismo a su comandante.

Guerrillas Guerra de la Independencia

En septiembre de 1809 fue enviado a la provincia de Guadalajara. Allí hostigó a los franceses hasta que los obligó a encerrarse en la capital guadalajareña. En el Casar batalló con los franceses desde la mañana a la noche del 29 de septiembre causando 70 muertos y muchos heridos.

Con los soldados y civiles que se unían a su ejército, Juan Martín formó dos batallones: «Tiradores de Sigüenza» y «Voluntarios de Guadalajara». Los franceses mandaron contra «El Empecinado» un ejército de 3000 hombres y 12 piezas al mando del general Hugo.

Las tropas del general Hugo sufrieron grandes perdidas en los enfrentamientos con el ejército de «El Empecinado», tantas que se vio obligado a pedir refuerzos. En fin, fueron numerosas las acciones de guerra en las que mandó, participó y venció El Empecinado.

En 1810 crea el Batallón de Voluntarios de Madrid y la Junta de Guadalajara se niega a entregarles vestuario y víveres por lo que se presenta ante la de Cuenca que si les ayuda. Es ascendido a brigadier.

En enero de 1812 fue derrotado en Sigüenza donde había tratado de luchar con los franceses de forma convencional. Rehizo sus fuerzas y el 9 de mayo entró en Cuenca para volver a los dos días a su zona de acción preferida: la Alcarría.

En mayo de 1813 defendió la ciudad de Alcalá de Henares de un ataque francés obteniendo la Cruz de San Fernando y en octubre de 1814 el rey Fernando VII le concedió el privilegio de poder firmar con el título de «El Empecinado» y le ascendió a Mariscal de Campo.

En 1821 era gobernador militar de Zamora y segundo jefe de la Capitanía General de Castilla la Vieja. Allí le sorprendió el comienzo de la guerra entre los partidarios de la Constitución de 1812 y los del absolutismo de Fernando VII. «El Empecinado» defendió la Constitución.

Derrotados los liberales fue hecho preso el 22 de noviembre de 1823 en Olmos de Peñafiel, Valladolid. Fue trasladado a Roa (Burgos) y fue juzgado por un antiguo enemigo, Domingo Fuentenegro que le condenó a ser arrastrado, ahorcado y descuartizado.

El rey Fernando VII autorizó el ahorcamiento pero dejó sin efecto el arrastre y el descuartizamiento. El 19 de agosto de 1825 trató de llevarse a cabo la ejecución de la que intentó escapar rompiendo sus cadenas. Fue reducido de un bayonetazo. Dicen que ya estaba muerto cuando fue ahorcado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: