En Pastrana tienen una leyenda que dice que la Princesa de Éboli, al final de sus días, sólo podía asomarse a este balcón enrejado una hora al día. Verdad o no, el caso es que el espacio que se encuentra frente al Palacio Ducal, se llama Plaza de la Hora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: