Sargento Ana María de Soto y Alhama, la Primera Mujer Infante de Marina

La Infantería de Marina de España tiene sus orígenes en tiempos del emperador y rey Carlos, siendo por ello la más antigua del mundo. Pero ¿Saben que la primera infante de marina también fue española? Se llamaba Ana María de Soto y Alhama, nacida en Aguilar de la Frontera.

Hija de Tomás de Soto y de Gertrudis de Alhama, Ana María se fue de casa de sus padres a la edad de 18 años, de hurtadillas, vestida de hombre, con la intención de ver mundo y vivir aventuras. Había nacido el 16 de agosto de 1775 reinando .

El 26 de junio de 1793, Dña. Ana se alista en la Sexta Compañía del Undécimo Batallón de Marina como Antonio María de Soto. Ante la posibilidad de que se descubriese su condición de mujer, manifiesta que tiene 16 años. No le ha salido todavía la barba…

Por si no lo saben, en el siglo XVIII una mujer no podía ser soldado. Ana de Soto firma con la Marina por un periodo de seis años y cumple la instrucción en la fragata Mercedes en la que embarca el 4 de enero de 1794.

Perteneciendo a la dotación de la fragata Mercedes participará en el socorro de Bañuls, en la defensa de Rosas y en la evacuación del castillo de la Trinidad en la guerra contra la Convención francesa, ya saben aquel régimen surgido de la Revolución Francesa que cometió un genocidio en la Vendee.

El 14 de febrero de 1797 a nuestra protagonista le tocó participar en la batalla del Cabo de San Vicente a bordo de la fragata Mercedes. En esta ocasión los enemigos eran británicos. En aquella batalla resultó herido el cabo Martín Álvarez al defender la bandera de su navío.

Una vez en Cádiz, a Dña. Ana que se hacía conocer como D. Antonio, le tocó luchar con los ingleses a bordo de cañoneras durante el bloqueo que el almirante Jervis estableció por varios meses. “¿De qué les sirve a los ingleses tener fragatas ligeras, si saben que Manzanedo tiene lanchas cañoneras?”

Terminado el bloqueo Dña. Ana de Soto embarca en la fragata Matilde donde permaneció sirviendo un año hasta que a mediados de 1798 unas fiebres la llevaron a la enfermería y ¡oh, sorpresa!, el médico se da cuenta que D. Antonio es realmente Dña. Ana. Fue desembarcada el 7 de julio de 1798.

Ana de Soto había servido en la Infantería de Marina de España cinco años. Fue licenciada el 1 de agosto de 1798. Todos estos años actuó “con eficacia, disciplina y abnegación.”

El 24 de julio de 1798 el rey Carlos IV “en atención a las acciones de guerra en que participó, a su heroicidad” le concedió una pensión de dos reales diarios de pensión y a poder usar “en los trajes propios de su sexo, los colores propios del uniforme de Marina”.

Además, el 4 de diciembre de 1798 le fue concedido a Dña. Ana de Soto “el grado y sueldo de Sargento Primero de los Batallones de Marina para que pueda atender a sus padres por haber servido durante cinco años y cuatro meses de soldado voluntario con particular mérito”.

Una vez licenciada se instaló junto a su familia en Montilla, Córdoba, donde regentó una expendeduría de tabacos. Los documentos prueban que estuvo al frente del estanco al menos hasta 1833. Ana María de Soto y Alhama falleció soltera en Montilla el 5 de diciembre de 1833 a la edad de 58 años.

Para redactar este post me he basado en un artículo publicado en la Revista Española de Defensa del coronel Luis Solá Bartina, que a su vez se basa en unos documentos hechos públicos por el coronel Félix Salomón en el 1898.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: