Recesvinto, el rey que promulgó el «Liber Iudiciorum»

0
Recesvinto

Recesvinto

Recesvinto accedió al trono visigodo sucediendo a su padre Chindasvinto que había fallecido con noventa años el 30 de septiembre de 653. Su padre lo había asociado al trono el 20 de enero de 649. Recesvinto reinó en solitario del año 653 al 672.

El reinado de su padre se había caracterizado por el autoritarismo y enérgico que le había creado numerosos enemiaagos que heredó su hijo. Nada más llegar al trono tuvo que afrontar la rebelión de un noble llamado Froya o Froja, seguramente duque de la Tarraconense que contó con el apoyo de militar de un grupo de vascones y de nobles afincados en el noreste y reinos francos. El ejército que logró reunir Froya trató de conquistar Zaragoza y fracasó ante sus murallas lo que llevó a la derrota del noble levantisco ante el ejército que llegó en socorro mandado por Recesvinto.

Vencido y muerto Froya, Recesvinto convocó el VIII Concilio de Toledo en el que el monarca se desligó de los actos más discutibles de su padre y se comprometió a llevar a cabo una política más moderada. En el Concilio se recordó a Recesvinto que el acceso al trono era electivo y no hereditario, que la asamblea era la competente para la elección del rey y se clarificaron los bienes propiedad de la corona y del fisco con respecto a los bienes privativos del rey.

Soto Chica: “El VIII Concilio de Toledo recuperaba la senda del IV del 623 y volvía a imponer sobre el monarca el cumplimiento de la ley y de sus obligaciones hacia la nobleza, el episcopado y el pueblo, limitando el despotismo del trono y dejando claro que este último era electivo.”

En el año 654, Recesvinto promulgó el código de leyes por el que será recordado: el «Liber Iudiciorum» o Libro de los Juicios, uno de los más influyentes de la historia de España  pues sirvió de base a las legislaciones rigieron durante mil doscientos años en nuestra nación y que en la práctica su influencia estuvo vigente hasta el siglo XIX.

Estaba compuesto de doce libros y más de quinientas leyes y había comenzado a prepararse durante el reinado de Chindavinto. Recogía leyes antiguas provenientes del Código de Leovigildo y de los reyes Recaredo I y Sisebuto junto con leyes nuevas promulgadas durante el reinado Chindasvinto y Recesvinto. El director o autor de la obra fue el obispo de Zaragoza, Braulio.

Se trataba de un código unificador pues todos los habitantes del reino quedaban sujetos a él, sin tener en cuenta si eran hispanorromanos, visigodos o hispanovisigodos. En las leyes se recogía la idea de la subordinación del rey a la ley emanada por su voluntad, la fuerza de la costumbre, el derecho romano y de los acuerdos de los concilios.

Recesvinto recuperó la política antijudía que había sido suspendida por su padre intentando conseguir la total unificación religiosa: ningún judío bautizado podía abandonar la fe cristiana, ni celebrar la Pascua ni respetar el sábado, ni alimentarse respetando la Tora, ni testificar contra un cristiano. En caso de no respetar estas prohibiciones, la pena era la hoguera y la lapidación. El judaísmo se convirtió en un delito capital.

San Juan de Baños

En el año 661 mandó erigir en Baños de Cerrato, actual provincia de Palencia, una iglesia dedicada a San Juan en agradecimiento a la curación que las aguas termales de esta localidad le hicieron de sus dolencias de riñón. Así los narra una lápida de mármol que se conserva en el interior de la iglesia:

“Precursor del señor, Mártir, Bautista Juan, posee el eterno don esta basílica para ti construida; la cual devoto yo, Recesvinto Rey, yo mismo amador de tu nombre, te he dedicado, erigiéndola y dotándola a expensas mías y dentro del territorio de mi propia heredad en la era 699, año décimo tercero de mi glorioso correinato.

Regresaba el rey godo Recesvinto, de haber derrotado al caudillo de los vascones, llamado Fruela, y en este pueblecillo se detuvo a descansar, pues se sentía enfermo de una afección renal. Durante este reposo bebió el agua de un manantial existente en el mismo lugar donde anteriormente existieron unas termas romanas y el recuperar rápidamente su salud se lo atribuyó a un hecho milagroso. Como gratitud decidió erigir en aquel lugar el templo que hoy vemos dedicado a San Juan Bautista.”

En el Museo Arqueológico de Madrid se encuentra la corona votiva de Recesvinto hallada en Guarrazar, un municipio cercano a Toledo. De la corona cuelgan unas letras en oro: RECCESVINTHVS REX OFFERET (El rey Recesvinto la donó).

No han llegado a nuestros días noticias sobre los últimos años de su reinado. Falleció el 1 de septiembre de 672 de muerte natural en un lugar sito entre las actuales Salamanca y Valladolid llamado Gérticos sin que sepamos exactamente donde se encuentra. En esa misma localidad se designó a su sucesor: Wamba.

Sus restos fueron primero enterrados en Gérticos, luego trasladados por orden de Alfonso X el Sabio al Alcázar de Toledo donde en tiempos de la invasión francesa fueron profanados. Ahora mismo se encuentran lo que queda de ellos en la sacristía de la catedral de Toledo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: