La Cruz de Novgorov, la cruz recuperada por la División Azul

El 4 de junio de 1942, día del Corpus Christi, el Batallón de zapadores 250 de la División Azul se encuentra en Novgorov, en el frente oriental luchando contra el ejército de la U.R.S.S. en las cercanías de la catedral de Santa Sofía. Un obús soviético impacta en el templo.

La cúpula central de la catedral de Santa Sofía, construida en el siglo XI, queda destruida. Todas las cruces que estaban en los techos del templo caen al suelo sufriendo graves daños. Varios soldados del batallón mueren o caen heridos.

Acabado el bombardeo, recogen una de las cruces del suelo. Tiene unas dimensiones de dos metros y medio de alta por dos de ancha, es de madera con una ligera capa de bronce. Bastante deteriorada, los zapadores la guardan durante lo que resta de 1942.

45.000 soldados llegaron a formar parte de la División Azul, la cual, fue repatriada a principios de 1944 después de llevar a cabo heroicas gestas en el Grupo de Ejércitos del Centro, en las cercanías del río Voljov y en las inmediaciones de Leningrado.

La División Española de Voluntarios, “División Azul” llegó al frente el 12 de octubre de 1941 tras una marcha a pie de cerca de 1.000 kilómetros. En un principio estuvo integrada por unos 18.000 hombres la gran mayoría falangistas y cerca de 4.000 de ellos universitarios.

Más o menos al año, aquel contingente comandado por el general Múñoz Grandes, fue reemplazado por otros 18.000 hombres. La División Azul luchó y muri´ó en Possad, la Posición Intermedia, Lago Ilmen, Teremez, Krasny Bor, Lago Ladoga,…

El hecho de armas más destacado de la División Azul ocurrió entre el 10 y el 13 de febrero de 1943 en Krasni Bor, a 20 kilómetros de Leningrado, renombrada hoy de nuevo San Petersburgo. Unos cinco mil divisionarios hicieron frente y detuvieron el ataque de un ejército ruso de cuarenta y cinco mil soldados.

Cuadro de Augusto Ferrer Dalmau

El 10 de febrero de 1943 los divisionarios atrincherados en Krasni Bor tuvieron que soportar un bombardeo provocado por mil piezas de artillería. Después de tres días de lucha cuerpo a cuerpo, los soviéticos no pudieron pasar. 3.000 soldados españoles murieron, 1.500 heridos: el 90 por ciento causa baja.

Cuadro de Augusto Ferrer Dalmau

El 3 de febrero de 1943, el comandante del Batallón de Zapadores 250 ordenó al brigada Bernardo Álvarez Iglesias que llevase la Cruz de Novgorov a España. Llegó desarmada el 6 de marzo de 1943 y depositada en la Academia de Ingenieros en Burgos.

La Cruz de Novgorov, una vez restaurada, fue depositada en la capilla de la Academia de Ingenieros donde fue venerada hasta el año 2004, cuando fue entregada a las autoridades eclesiásticas rusas por el entonces ministro de Defensa del Gobierno de España.

La Academia de Ingeniería cuando llegó a España se encontraba en Burgos. Posteriormente se trasladó a Hoyo de Manzanares, a unos treinta kilómetros de Madrid, donde en su capilla también se veneró a la Cruz de Novgorov.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: